Shiatsu y Rolfing

Shiatsu y Rolfing

 

También junto al Shiatsu se puede combinar el estímulo profundo del Rolfing con su presión de nudillos, puños y antebrazos. Estas sesiones de están  combinadas  con estiramientos de las cadenas musculares de  todo el cuerpo. Es de gran ayuda en las contracturas y tensiones de espalda, piernas y glúteos. El trabajo manual es intenso y con un “leve dolor terapéutico”, deshaciendo así tensiones acumuladas durante años, incluso con origen en antiguas alteraciones emocionales, que son liberadas. Mejoramos así la estructura corporal y la flexibilidad de la columna vertebral. Se realiza en sesiones de 75 o de 90 minutos, con una ligerísima aplicación de aceite natural de almendras.